Comentario sobre el debate entre Pablo Iglesias y Albert Rivera

El-debate-que-preocupa-al-bipartidismo--Hay-que-acabar-con-la-reforma-laboral-del-PP

El pasado 18 de octubre se emitió en el programa de la Sexta ” Salvados” ,un cara a cara entre los presidentes de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, los dos partidos políticos que han cogido fuerza en España en el último año.

Para elaborar este cometario crítico, antes de nada, es necesario diferenciar entre dos aspectos que se deben juzgar en esta emisión. En primer lugar hablamos del aspecto televisivo y, en segundo lugar, nos centramos en el debate en cuestión.

En cuanto al aspecto televisivo, hay que reconocer la magnífica gestión del programa a la hora de organizar este debate informal y espontáneo entre los líderes políticos.  Ambos candidatos se presentan como una metáfora de lo que son en la política. El modelo que ambos defienden es una nueva forma de hacer política, al igual que  el debate, que rompe con el modelo al que estamos acostumbrados. Nunca dos líderes de partidos contrarios participaron en un debate sin tiempos ni preguntas pactadas. Tampoco se había producido nunca una charla entre los participantes, sin la presencia del periodista, antes de acudir a un debate. Por otra parte, el hecho de compartir esa conversación en un bar y mostrarlos caminando por la calle acudiendo al quiosco, y hablando con la gente, produce una sensación  de cercanía, algo en lo que se quieren diferenciar de los “viejos partidos”. Estos partidos son el PSOE y el PP, a los que, aunque parezca si intención, les dejaron dos sillas libres para llamar a  un encuentro a cuatro bandas. Además, aunque Jordi Évole vea a Pablo Iglesias a su derecha  y a Albert Rivera a su izquierda.

Por lo que respecta al debate, este programa refleja la gran oratoria de los candidatos. A diferencia de otros, como Rajoy en la entrevista con Carlos Alsina, no pactaron las preguntas previamente ni rechazaron hablar sobre ningún tema. La prueba de esto está en que ambos reconocieron haber pagado en negro alguna vez.

En cuanto al transcurso del debate, éste empieza con un Iglesias dubitativo y “blando” ante un Rivera muy firme que parece tenerlo mejor preparado. Por otra parte,  se percibe mucha diferencia con otros debates de candidatos, donde las discusiones e interrupciones son continuas. Esta vez, solo el candidato de Ciudadanos abusó un poco de interrumpir al de Podemos.

Además, el periodista que ejerció de moderador, Jordi Évole, controló muy bien los tiempos e introdujo de manera muy satisfactoria las diversas temáticas de las que tendrían que hablar. Incluso utilizó algún vídeo para hacer ver las  diversas posturas de sus invitados. Posturas que se mostraron diferentes en la mayoría de casos, pero muy similares en  otros, como el trato ante la corrupción, donde ambos coinciden en la necesidad de hacer más investigaciones y acabar con las SAIGS .También vemos que están de acuerdo con respecto a eliminar las puertas giratorias y reducir los altos sueldos de los políticos. Otra de las cosas en las que ambos están de acuerdo es en determinar Dinamarca como un ejemplo, aunque cada candidato tenga una distinta visión  para aplicar el modelo.

Por otro lado, observamos que el tema al que le dan más importancia al paro. Pablo Iglesias defiende una renta básica que se distribuiría a todas las personas, variando la cantidad según las circunstancias de las personas. Albert Rivera, por su parte, defiende el establecimiento de un contrato único y la creación de ayudas por parte del Estado que consistirían, básicamente, en sumar para alcanzar el salario mínimo.

El debate supuso algo nuevo en televisión, como ellos están suponiendo algo nuevo en la política. A la hora de establecer vencedor, se podría decir que Rivera sale más reforzado ante la falta de concreción de las propuestas de  Iglesias. Para finalizar, consideramos que este tipo de debates entre políticos son interesantes y beneficiosos para la ciudadanía e, incluso, para ellos mismos, ya que se centran más en defender sus propuestas que en tirar abajo las del otro, que es lo que predomina en el panorama político actual.

Jordi Évole. “Salvados: cara a cara entre Pablo Iglesias y Albert Rivera” (2015). La Sexta. [Colsulta: 18/12/2015]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s