Álvaro Cunqueiro

alvaro cunquerio

INTRODUCCIÓN:

El trabajo que hicimos trata sobre la situación del nuevo hospital de Vigo, el Álvaro Cunqueiro que está siendo objeto de polémica debido a las deficiencias y las problemáticas que los pacientes y los trabajadores se están encontrando.

OBJETIVOS:

La mala situación del hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo es un tema muy recurrente en los medios de comunicación. Normalmente, encontrar noticias sobre el complejo hospitalario en las páginas de los periódicos gallegos es lo habitual, pero, ¿qué sabemos realmente sobre su situación?

Con este reportaje pretendemos dar a conocer la verdadera situación del hospital y mostrar los diferentes puntos de vista de las distintas partes implicadas.

JUSTIFICACIÓN:

La elección de este tema responde a la necesidad de comprender mejor la mala situación actual del hospital Álvaro Cunqueiro. Además, varios miembros del grupo se ven afectados en primera persona por este problema. Es un tema muy interesante, del que disponemos gran cantidad de información y que nos ayuda a comprender mejor la situación del área sanitaria de Vigo.

METODOLOGÍA:

El primer paso fue documentarnos más sobre la situación del hospital, desde su presentación hasta la actualidad. Cuando tuvimos suficiente información intentamos ordenar los hechos cronológicamente para facilitar la realización del resto del trabajo y para lograr una clara comprensión del mismo.

El siguiente paso fue la división del trabajo en varios apartados: introducción, problemática, política, trabajadores, usuarios y tratamiento en prensa. Después distribuimos los apartados entre los miembros del grupo y procedimos a contactar con las fuentes. En el apartado de política contactamos con la concejala María José Caride(PSOE) y con el ex-alcalde de Porriño(PP)Nelson Santos. En el apartado trabajadores contactamos con el vicepresidente del CESM Galicia en Pontevedra,José María Escudeiros Souto, con el presidente de la Junta del Personal y presidente de comisiones obreras en Galicia,Ángel Cameselle, con la especialista en cirugía general ,Maika Giménez y con la enfermera del Álvaro Cunqueiro, Manuela Pereira. En el apartado de usuarios preguntamos a 5 personas que fueron paciente o tuvieron algún familiar en el Álvaro Cunqueiro: Mari Carmen Pérez, Pablo López, paciente oncóloga, Lorena Fernández y Manuel Miniño. En el apartado de prensa contactamos con el periodista Ángel Paniagua.

Finalmente,hicimos una pequeña conclusión mostrando la opinión general sobre el hospital.

PROBLEMA:

Los principales problemas con los que nos encontramos fue básicamente el contacto con las fuentes ya que algunas eran difíciles de acceder y que nos fue imposible como en el caso del consejero de Sanidad. Por otro lado, tuvimos problemas también a la hora de condensar toda la información sobre el hospital y explicar aspectos como la financiación para que se entendiera lo mejor posible.

PREGUNTAS:

A la medida que fuimos desarrollando el tema nos aparecieron las siguientes preguntas:

– Realmente la situación en tan deficiente?

– La situación es tan mala o también los medios de comunicación están ayudando a crear esta sensación de alarma.

INVESTIGACIÓN:

 

El Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, más conocido como CHUVI, es una institución de salud pública creada en 2004 que ofrece servicios de salud en la región del sur de Pontevedra. El CHUVI fue creado por el Decreto 95/2004 que pretendía conseguir una coordinación eficaz, teniendo en cuenta la diversidad de los recursos humanos y materiales existentes; y conseguir un rendimiento óptimo de los hospitales. Anteriormente, ya hubo dos procesos previos de coordinación: la creación del Complejo Hospitalario Xeral – Cíes (agrupación de los dos hospitales) más el psiquiátrico del Rebullón, además de sus centros de especialidades. En 2001 se les unió el hospital Meixoeiro.

Hasta hoy en día, el CHUVI consistía en dos hospitales generales: Xeral de Vigo y Meixoeiro; un hospital de cirugía Ambulatoria: Policlínico de Cíes; un hospital para los pacientes crónicos y atención ambulatoria: Nicolás Peña; un hospital para los pacientes psiquiátricos: Rebullón; y dos centros y consultorios de atención ambulatoria: A Doblada y Coia.

Debido a las quejas con respecto a que este complejo de hospitales no cubría todas las necesidades de los vigueses, la Xunta de Galicia  puso en marcha la creación de un hospital nuevo para Vigo que pretendía dar asistencia sanitaria a más de 600000 vecinos de esta ciudad, convirtiéndose así, en la obra sanitaria pública de mayor envergadura que se estaba realizando en esos momentos en España. Obra que era dependiente del CHUVI, por lo que se esperaba que los servicios, tanto del Hospital Xeral como del Hospital Meixoeiro, se fusionaran para ampliar la actividad asistencial.

El proyecto del nuevo hospital, al que se le dió el nombre del famoso escritor gallego, Álvaro Cunqueiro, está basado en el Plan Funcional del Nuevo Hospital de Vigo de junio de 2006 y en el proyecto básico arquitectónico que se realizó entre septiembre del 2007 y junio del 2008. Al año siguiente, se hizo una nueva revisión del plan y fue denominado como ” El plan integral del Área de Vigo” , en el que se hace referencia a los hospitales existentes. En dicho plan, podemos observar cómo,además de la información de los diferentes hospitales, aparece ya información del Álvaro Cunqueiro como el proyecto de traslados de los pacientes, las fechas para la apertura de las diferentes áreas del hospital, la distribución de las camas por áreas o el cierre de actividades en otros hospitales como las Urgencias del Meixoeiro y del Hospital Xeral, quedando en activa solo el área de COF y de fisioterapia.

Tras realizarse los trámites necesarios, en 2011 se le adjudicó la construcción del nuevo hospital de Vigo a la UTE ACCIONA( unión de empresas durante un tiempo para llevar a cabo una acción). Acciona obtuvo la concesión de 20 años para el diseño, la construcción, financiación y mantenimiento del Álvaro Cunqueiro. Dicho hospital, según la web de la UTE, contaría con una superficie de 280000 m2 repartidos en varias zonas funcionales como son: la zona de hospitalización con un total de 1465 camas, 24 quirófanos, 22 gabinetes endoscópicos, 12 salas de diagnóstico por imágenes( ECO´s), 3 salas de intervencionismo vascular, 2 salas de hemodinámicas y 3 salas de urgencias de intervencionismo vital, 150 locales de consulta, helipuerto de 600 metros cuadrados,biblioteca, guardería y 4350 plazas de aparcamiento, entre otros servicios

El proyecto del nuevo hospital de Vigo se financió con una fórmula, muy utilizada en otras comunidades autónomas y países del mundo, denominada “modelo concesional”. Este modelo consiste en la colaboración de empresas públicas y privadas para la construcción de nuevas infraestructuras,equipamientos o dotaciones públicas con financiación privada. El modelo permite acomodar los pagos que debe realizar la Administración a la vida útil de la infraestructura sanitaria, optimizando así mejor los gastos asociados a la inversión. Este sistema favorece al desarrollo rápido de iniciativas de inversión que superarían la capacidad actual de la Administración.

En lo relativo al proyecto del hospital de Vigo, la sociedad concesionaria sólo pondrá a disposición de la Administración la infraestructura y será la propia Administración pública quien lleve a cabo la prestación del servicio público de la sanidad. El financiamiento y la gestión del proyecto los realiza una sociedad concesionaria participada por capital privado. La sociedad tiene formalizado un contrato de concesión con la Administración pública promotora, en el que se regulan los derechos y las obligaciones que la sociedad tiene durante las fases del proyecto y sobre la infraestructura.

Debido a la elección de este sistema, la sociedad está obligada a obtener los fondos necesarios para financiar la construcción ,conservación y explotación de las obras. Debe asumir también la construcción del nuevo hospital de Vigo conforme al proyecto de construcción redactado por la sociedad y aprobado por la propia Administración. En resumen, la sociedad tiene la obligación de llevar a cabo el mantenimiento, la conservación y la reposición del mobiliario, del equipamiento básico y de las instalaciones del hospital.

Los principales objetivos del Álvaro Cunqueiro eran centrar la atención en el paciente, prestar asistencia de calidad, garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario gallego, optimizar la utilización de los recursos y mejorar la productividad, la capacidad de trabajo de los profesionales y la seguridad, tanto de los propios profesionales como de los pacientes.
En marzo de ese mismo año, empezó a construirse el nuevo hospital en la zona de Beade que, cuatro años después ,abriría sus puertas el 29 de junio del 2015. El traslado de pacientes comenzó mes y medio después desde los hospitales Xeral, Meixoeiro y Nicolás Peña. Pero las polémicas sobre el nuevo hospital no han parado de sucederse desde su apertura.

Problemática

 

goteras11438891662586

En marzo de ese mismo año el hospital Álvaro Cunqueiro empezó a construirse para abrir sus puertas a finales de junio del 2015, pero ya en el mes de agosto de ese mismo año comenzaron a manifestarse los primeros problemas del hospital gracias a la difusión de ciertos vídeos en el que se hacían patentes las carencias del complejo, tanto en su estructura como en su higiene.

En dichos vídeos se aprecia la presencia de ratones, insectos y múltiples goteras en los interiores del hospital a causa de las cañerías que ocasionaron lluvias en los pasillos. Las malas condiciones del hospital fueron a su vez el detonante de otros problemas ya que los ratones y las aguas residuales obligaron a paralizar los traslados al nuevo hospital. Dicha pausa fue realizada por el Sergas, que quería comprobar, antes de finiquitar el traslado, que existía una máxima seguridad tanto para los pacientes como para los profesionales, lo cual estaba en duda por la gran cantidad de gérmenes que circulaban ,supuestamente, por el Álvaro Cunqueiro.

Las denuncias no tardaron en llegar por parte de los trabajadores y profesionales debido a la falta de material y por las numerosas deficiencias estructurales del hospital que llegaron a provocar el desplome de parte del techo, llegando a herir en la cabeza a una paciente. También se denuncia el descuido de los usuarios, pues la situación de las habitaciones no respeta su intimidad, además de que antes de poder ser atendidos deben esperar más de dos horas en colas kilométricas para pedir cita con el especialista. Debido a la mala organización del sitio el Sergas tuvo que implantar un sistema de espera que recuerda al de los supermercados, en donde a los pacientes les llega su turno en cuanto aparece en la pantalla el número del ticket que, previamente, cogieron.

Sin ir más lejos, las dificultades en cuanto a la organización se dan antes de llegar al hospital, gracias a su ubicación. Los vecinos de Valladares, que viven a escasos cinco minutos del Álvaro Cunqueiro, no pueden llegar a pie al edificio debido a que la calzada desaparece para dar lugar a carreteras, rotondas y accesos que solo conducen al parking de pago. Para llegar al hospital solo hay dos opciones: usar el parking del hospital o ir en Vitrasa hasta la parada de Plaza América, donde se coge la línea para llegar al Álvaro Cunqueiro. Por si fuera poco, otra de las polémicas del nuevo hospital son los servicios del parking, que se han convertido en uno de los más caros de Galicia al costar 1,68 euros la hora y doce euros toda la jornada.

El problema radica en que la plantilla cuenta con 3000 trabajadores, por lo que gran parte tendrán una reducción salarial discriminatoria e injusta respecto de quienes trabajan en otros centros sanitarios públicos. Además, los pacientes y familiares que deben permanecer largas temporadas en el hospital no cuentan con ningún tipo de ayuda para pagar el parking diario excepto los bonos de aparcamiento, aún costosos, pues el de 5 días equivalen a 20 euros, el de 10 son 33 euros y un mes son 60 euros. Asimismo, en las habitaciones para los pacientes el Internet cuesta 3,02 euros al día, la radio 1,20 euros y la televisión 4,48 euros, con bonos para disponer de los tres servicios con valor de 7,26 euros por un día, 13,3 euros para dos días y 18,14 euros para tres días.

A este abuso se añade el excesivo coste de las comidas en las cafeterías. Por poner un ejemplo, una pieza de fruta cuesta 1,20 euros, la cual la gente está prácticamente obligada a comprar porque no hay ningún puesto de comida en los alrededores del hospital. A pesar de su precio, la comida no es especialmente buena: se ha privatizado el servicio de dietética y nutrición y, como resultado, sirven el mismo tipo de comida a todos los pacientes, dando igual su edad y enfermedad. Dicha comida es preparada dos o tres días antes de su consumo, refrigerada a menos de cuatro grados y recalentada una hora antes de ser servida.

Pero las alertas se dispararon con la muerte de una mujer el día 2 de septiembre a causa del hongo “Aspergillus”. Hubo muchas sospechas en relación a si el contagio se produjo en el Álvaro Cunqueiro, pues ya se conocen sus problemas de limpieza por los vídeos en los que se aprecian ratas y goteras en su interior. El gerente del Área Sanitaria de Vigo negó en una rueda de prensa la existencia del hongo en el hospital. No obstante, pocos días después los análisis microbiológicos realizados en el nuevo hospital revelaron la existencia de numerosas colonias de distintos tipos de “Aspergillus”. En consecuencia a primera hora, como indicó el doctor Ruibal, se informó a los jefes de servicio y a los responsables de Enfermería que se paralizaba el traslado de pacientes del materno-infantil desde el Hospital Xeral. Por otra parte, este traslado comenzó de forma innecesaria antes de que finalizarán las obras y se hubiesen efectuado medidas preventivas especiales para ello. Debido a esto, el CESM presentó una denuncia en la Fiscalía de Vigo contra la Conselleira de Sanidade por posible homicidio imprudente, ya que esto pone en riesgo la salud de los pacientes, sobre todo si se tiene en cuenta la presencia del hongo “Aspergillus” en el lugar.

El día posterior a la muerte de una mujer en el hospital por el hongo “Aspergillus” se celebró en Vigo una gran manifestación a la que acudieron más de doscientas mil personas. Estaba planeada desde el verano con el fin de protestar por las malas condiciones del hospital defendiendo que querían “un hospital 100% público, sin recortes de camas y con un laboratorio central”. Posteriormente, el 13 de octubre hubo una huelga de trabajadores para denunciar los últimos problemas que produjeron como la rotura de una tubería que conducía las aguas fecales en el área de Urgencias. Esta situación se debe a la mala calidad y la falta de materiales en el Álvaro Cunqueiro, que se encuentra en una situación en la que debe realizar resonancias magnéticas a los pacientes en un autobús aparcado en el patio del hospital.

Según la Xunta Personal, la huelga de octubre tuvo un seguimiento del 90%, pero no fue un hecho aislado, pues se manifestaron otros sectores del hospital. Los celadores hicieron a finales de septiembre un cierre en el hospital para protestar porque sus funciones fueron asignadas a personal externo contratado por medio de una ETT, pues consideran que: “Este hecho supondrá, a corto plazo, la pérdida de puestos de trabajo, por ejemplo para los compañeros con problemas de salud (adecuaciones de puestos de trabajo) que se dedican casi con exclusividad a estas tareas”.

También el UPyD denunció al hospital Álvaro Cunqueiro ante la Policía por posible delito de omisión del deber de socorro, a raíz de los muchos testimonios de los familiares de los pacientes del hospital. La propia Policía advirtió en noviembre de la pobre seguridad del hospital debido a que un delincuente intentó escapar aprovechando que no estaba retenido en un módulo de seguridad para los detenidos, como solicita la Dirección General de la Policía que debería haber.

 

Actualmente nos encontramos en una situación de fuga de pacientes del nuevo hospital , ante lo cual el Sergas, en un intento de minimizarla, ha publicado que el derecho de libre elección de hospital es limitado, ya que solo los pacientes de aquellos centros de salud que tradicionalmente ya estaban asignados a Povisa pueden ejercer el cambio, en total menos de 150000 personas de un área de 580000 habitantes. No obstante, el hospital del Grupo Nosa Terra difunde que los pacientes sí tienen derecho a escoger Povisa, creando una web específica para ello (http://povisa.es/cambiopovisa), para lo cual los ciudadanos deben cubrir un impreso y presentarlo en su centro de salud o en cualquiera de los hospitales públicos de Vigo.

 

Desde  el punto de vista político

Todos los males que viene lastrando el Álvaro Cunqueiro, desde su pre-creación, creación y apertura, se deben más que nada a una mala gestión del hospital y sobre todo por la incompatibilidad política de lo público y lo privado, es decir, la concesionaria privada y el Sergas.

El motivo de la apertura del nuevo complejo hospitalario de Vigo se debe a la necesidad de poder reunir y satisfacer las necesidades sanitarias de los ciudadanos de una área, que comparte a más de una decena de Concellos, y poder así contar con un lugar que pueda tener un mayor número de camas. Hoy en día han pasado más de cinco meses de la apertura del nuevo hospital y la realidad es bien distinta. Dado que la Xunta de Galicia, con el actual gobierno y el Sergas, dieron su consentimiento para la creación de un hospital, partiendo de la inversión de una concesionaria privada y anónima, la sanidad de Vigo se encuentra plagada de impuestos externos. Claro ejemplo de ello es que tenemos la gran controversia del parking privado, uno de los parkings más costosos de toda la Comunidad de Galicia, una cafetería con precios muy elevados, carencias de necesidades primarias tal y como es el agua etc…

El papel del Concello de Vigo ante esta situación es bastante limitado. Hemos podido contactar con la Concejala de Urbanismo del Concello de Vigo (PSOE), María José Caride Estévez, que nos ha podido explicar la situación del nuevo hospital desde una perspectiva ciudadana y política, sin entrar en ideologías. Nos pudo confirmar que uno de los objetivos primarios y fundamentales del Concello es la obtención de un parking gratuito que conecte al Álvaro Cunqueiro: “nos damos cuenta que tenemos que convivir con una infraestructura que está generando graves problemas de seguridad y de la propia existencia sanitaria de los usuarios, entre otros motivos porque la existencia de un aparcamiento de pago, además con un precio muy alto, está haciendo que esto sea un nuevo impuesto sobre la enfermedad, cada persona que tenga que acudir al hospital tiene que pagar además un impuesto adicional que es el pago del parking. De tal manera que el ayuntamiento de Vigo busca terrenos alrededor, y en particular hay una parcela de Vigo que está pegada al hospital, al área de la concesionaria del hospital, por lo tanto estamos desarrollando un proyecto (…) para que sea para un aparcamiento público y gratuito en superficie que tendrá más de 500 plazas por lo que nos va a permitir dar una salida a ese aparcamiento desordenado que está produciendo el AC sin ningún tipo de control, con la gente aparcando mal, cruzando la calle de 4 carriles y generando problemas de tráfico.”

A pesar de que el Concello cuente con esos terrenos para crear un aparcamiento gratuito, el Sergas y la concesionaria están poniendo trabas para conectar el aparcamiento con el hospital, de hecho afirma que “Se lo pedimos al Sergas, a Augas de Galicia, y al Ministerio de Fomento que nos dejaran enlazar el aparcamiento para que los usuarios tardaran el menos tiempo posible acceder al AC. Para nuestra sorpresa, el Sergas nos ha dicho que no. Nos ha dicho que enlacemos la vial Campoamor, un acceso claramente inseguro, con la rotonda, que como consecuencia crearía problemas de tráfico y además nos dice que los usuarios, que vayan de las plazas del aparcamiento pasando por la vial Campoamor hasta llegar al hospital. Entonces lo que nosotros entendemos es que el Sergas está defendiendo los intereses de la concesionaria privada porque no quiere que nadie le haga competencia para que los coches tengan que ir inexorablemente al aparcamiento de pago y está olvidándose de que lo que tiene que hacer es prestar un servicio público de calidad para todos, y que se gratuita y universal.

No solo tratamos el tema del parking, sino que también hemos preguntado el porqué esa necesidad de abrir el hospital de forma tan rápida y porqué todas esas negligencias y carencias que vive el AC, a lo que ella nos ha respondido que “el AC iba a ser un hospital de 1500 camas, y se han recortado camas, iba a tener un laboratorio, además un laboratorio que iba a estar preparado para estudiar enfermedades raras, singulares, y el laboratorio se sacó finalmente y se instala en el hospital del Meixoeiro, por lo tanto, una serie de cuestiones, todas vinculadas a las prestaciones sanitarias que se han ido deteriorando (…)implica por lo tanto un ahorro de costes a la concesionaria así que nosotros lo que entendemos es que la concesionaria está haciendo negocio, no está prestando la mejor atención sanitaria posible, y en el fondo lo que se observa, se ha intentado poner todo demasiado rápido en vez de forma paulatina. Nosotros estamos convencidos de que eso se debe a que la concesionaria quería cobrar, y había que pagarle, por lo tanto como quería cobrar los últimos meses del 2015, había que pagarle, y solo se podía hacer si tiene pacientes, así que ahí está toda la premura para hacerlo todo rápido y mal, y por ello, hay tantas denuncias.”

Continuamos hablando de qué es lo que pueden hacer las fuerzas políticas que están en los Concellos y que si mismamente los Concellos del propio PP también reaccionan ante esta situación. La concejala afirma que ya no importa el color político, ni la ideología ya que estamos hablando del tema de la sanidad, la responsabilidad de miles de personas, así que dice que se puede hablar de una especie de alianza que hicieron los Concellos, inclusive PP, que están intentando presionar y reclamar para que la Xunta haga caso. Hasta el momento, la Xunta de Galicia tan solo ha reaccionado ante las propuestas mediante el cese de la concejala de sanidad del Sergas consiguiendo así una tregua ante los ciudadanos. La concejala de urbanismo nos dice que desde el PSOE de Vigo afirman que

“el problema no era la concejala, era el modelo sanitario que ya estaba antes de que esa concejala llegara, ya hubo otra en el Sergas que planteaba lo mismo. Por lo tanto, él cambió a una persona, pero no de estrategia, el hospital sigue teniendo los mismos problemas”. Cabe destacar que la anterior concejala de sanidad fue Pilar Farjas, siendo sustituida por Rocío Mosquera, que tras las manifestaciones contra el hospital fue cesada y sustituida por el actual concejal Jesús Vázquez Almuíñas.

Rematando el punto de vista político, queda por sintetizar que finalmente quien tiene el mandato en el nuevo hospital es la concesionaria privada, que fue la que invirtió el dinero para la creación del hospital para posteriormente recibir beneficios. El Sergas y gran parte de la ciudadanía tendrá que esperar los años necesarios para que el AC se vuelva público en su totalidad, cuando venza el contrato con la concesionaria. Recordemos también que el permiso de esta concesión fue dada por el actual gobierno de la Xunta junto al Sergas por lo que la única vía que tienen los ciudadanos para manifestar su descontento es hacia estos responsables.

 

Desde el punto de vista de los trabajadores

celadores

Desde el mismo día de su apertura, el hospital Álvaro Cunqueiro ha ido acumulando numerosas protestas por parte del personal sanitario y los sindicatos. Los trabajadores han mostrado su disconformidad con la gestión del hospital y, apoyados por distintos sindicatos como CC.OO de Sanidade y el CESM de Galicia y  la plataforma “SOS sanidade pública”, se han movilizado para exigir medidas inmediatas a la Xunta de Galicia.

Tanto el personal sanitario como los sindicatos apoyaron desde un principio la necesidad de construir un nuevo complejo hospitalario que satisficiera las demandas de los vigueses, aunque discrepan con la forma en la que se llevó acabo y el coste al que ascendió. Según explica el vicepresidente de CESM Galicia en Pontevedra, José Escudeiro Soto “la necesidad del hospital era indudable, el CHUVI hacía mucho que no reunía las mínimas condiciones, tanto por su estructura arquitectónica, puesto que en caso de catástrofe sería casi imposible evacuarlo en tiempo razonable, como por la ubicación. Allí el espacio, pese a los múltiples parches, ya no daba para más. Otra cosa ha sido el momento en que se ha abierto, obedeciendo a una necesidad política de obtener réditos ante unas elecciones y con un coste 4 veces superior al marcado inicialmente”. (Entrevista realizada el 17 de Noviembre).

La doctora del Álvaro Cunqueiro, Maika Giménez, que trabajaba en el hospital Mexoeiro antes de ser trasladada junto con toda su unidad, la de cirugía general, al nuevo hospital explica que “El Hospital Xeral había que cerrarlo sin duda alguna porque las condiciones de trabajo y la infraestructura en general eran pésimas. Ahí sí que había problemas, con tuberías rotas y ratas bien grandes, y esto obligaba a una restructuración, porque no se podía tener parte de un servicio en un lado y parte en otro. Otra cosa es que la restructuración haya sido la correcta”. (Entrevista realizada el 09/11/2015).

Por su parte, la enfermera de la unidad de hospitalización del Álvaro Cunqueiro, Manuela Pereira asegura que “ las instalaciones del Xeral ya estaban obsoletas, pero que el Meixoeiro es un hospital relativamente joven y con posibilidad de ampliar y remozar.Lo que no es comprensible es que se cierren hospitales y disminuyan las camas en la sanidad pública; y se sigan remitiendo pacientes a centros privados y concertados” (Entrevista realizada el 19/11/2015).

 

Ya antes de la apertura del hospital, concretamente el 6 de junio, trabajadores sanitarios de Vigo iniciaron movilizaciones por la escasez de camas del nuevo hospital y por los recortes que sufrirían hospitales del área de Vigo como el Meixoeiro o el Nicolás Peña. Según afirma el presidente de la Junta de Personal del CHUVI y secretario general de CCOO-Sanidade Galicia, Ángel Cameselle “cambiaron el modelo de hospital. Lo que iba ser un hospital 100% público con 1.465 camas y con un coste de 450 millones de euros con intereses, lo convirtieron en uno de gestión privada, privatizando servicios con 845 camas y con un coste de 1.300 millones” (entrevista realizada el 16 de Noviembre). Según los sindicatos, estos recortes lo sufrirán hospitales como el Nicolás Peña, donde estaba prevista una Unidad de Paliativo que, finalmente, no se pondrá a disposición de los ciudadanos y que dejarán a Vigo en una situación similar a la actual a pesar de contar con una nueva infraestructura.

Una de las primeras manifestaciones tras la apertura del hospital fue la del 7 de agosto, cuando numerosos empleados y usuarios se reunieron a las puertas del hospital para presionar al Sergas y a la empresa concesionaria por un parking gratuito. El hecho de que no se acepten tarjetas de crédito como medio de pago, la escasez de plazas para profesionales, la mala planificación de los abonos para trabajadores eventuales o el alto precio del servicio, que asciende a los 1,86 euros la primera hora para el público, han provocado la indignación de todo el personal incluso antes de que el parking empezará a ser de pago. Aunque hasta el momento era gratuito, el CHUVI y el Sergas ya habían advertido de que esa misma semana iban a ponerse en marcha las nuevas tarifas. Tal y como afirma la enfermera Manuela Pereira, empleada del nuevo hospital,  “es una locura que nos cobren por venir a trabajar. Con estos precios nos vamos a dejar la mitad del sueldo únicamente en venir”. (Entrevista realizada el 19/11/2015).

Tan sólo dos semanas después, el 24  de agosto,  la plataforma “SOS sanidade pública” realizó una manifestación a la entrada del hospital para protestar nuevamente por el alto precio del aparcamiento y la mala planificación de los traslados, entre otras cuestiones.  Ese mismo día, se realizó el traslado de los 50 primeros pacientes del área de psiquiatría procedentes del Hospital Xeral de Vigo. El traslado de los pacientes fue sin duda uno de los puntos más “calientes” y polémico del hospital porque, según miembros del personal, ha sido apresurado y caótico. Según explica la doctora Maika Giménez, “En este sentido, todos  coincidimos en que la apertura del hospital fue precipitada porque no se tomaron las previsiones necesarias y todo tenía que haber estado en perfecto orden antes del traslado. Evidentemente todo se puede mejorar, pero es a  posteriori cuando se ven los defectos y, personalmente, considero que si se hubiese esperado un poco más, la apertura hubiese sido un éxito”.  Sin embargo afirma que en su caso la situación fue distinta porque su unidad ya conocía con antelación que el hospital no contaba con el material necesario, “por lo que nos trasladamos con absolutamente todo, pero en otras unidades no se tomó esta precaución y el traslado fue un caos”. (Entrevista realizada el 09/11/2015).

Este fue, precisamente, el caso de la unidad de la enfermera Manuela Pereira, quien afirma que “los problemas han surgido desde el comienzo del traslado de nuestra Unidad del Mexoeiro al nuevo hospital. Hemos conseguido pequeñas cosas para poder hacer nuestro trabajo, pero todavía queda mucho. Desde el primer día que nos trasladamos, nos dimos cuenta que no habían contado para nada con el personal sanitario y que, los que habían, supuestamente, organizado y adecuado aquello, no sabían muy bien en lo que estaban trabajando. El hospital tiene unas instalaciones de diseño, pero no debería ser, sobre todo, funcional y práctico” (Entrevista realizada el 19/11/2015).

 

A finales de Septiembre, los celadores del Álvaro Cunqueiro convocaron un encierro  que se prolongó durante varios días. El motivo de su protesta se debe a que la Xunta de Galicia encargó a una empresa de gestión privada el traslado de expedientes entre centros. De esta forma se crearon  los TIGAS (Transporte Interno y Gestión Auxiliar) y los empleados temían que poco a poco su responsabilidad laboral fuese disminuyendo y acabase siendo sustituido por este personal privado, a lo que seguiría los recortes del  personal público. Otros servicios como cocina, mantenimiento, lavandería, dietética, etc, también están de la mano de empresas privadas, lo que ha dado lugar a la presencia  de empleados con diferentes uniformes por el complejo hospitalario. Todos ellos con las marcas de las empresas a la que pertenecen bien visibles en las solapas. La preocupación está en que la situación del Álvaro Cunqueiro sigue el guion propuesto por Esperanza Aguirre en Madrid: el primer paso es la construcción de hospitales bajo el modelo de gestión mixta, luego la externalización de determinados servicios y, por último, la privatización total del sistema. Los empleados y los sindicatos consideran que estas medidas atentan contra la sanidad pública, lo que es algo innegociable para la mayoría del personal. Tal y como explica la empleada Maika Giménez “Yo le veo un gran futuro al hospital si se juntan las cosas buenas que tenían el Mexoeiro y el Xeral. Lo que está claro es que el personal sanitario seguiremos luchando por una sanidad de calidad y, eso sí, pública.” (Entrevista realizada el 09/11/2015).

Mientras tanto, la trabajadora Manuela Pereira nos cuenta que “ parece que están jugando con nosotros. Da la impresión que hay gran interés por parte de ciertos colectivos en desmantelar la sanidad pública” (Entrevista realizada el 19/11/2015).
pola sanidade
Por una sanidad pública y de calidad el resto del personal sanitario y los sindicatos se unieron al encierro iniciado por los celadores y convocaron un paro general de 24 horas. Además, los sindicatos pusieron en marcha dos denuncias ante los juzgados para intentar poner freno a la privatización del servicio. Una desde los enlaces sindicales y otra por parte de trabajadores a título personal. Otra denuncia fue la interpuesta por el vicepresidente de CESM Galicia en Pontevedra, José Escudeiro Soto: “De hecho, yo mismo, en nombre del sindicato, le he puesto una denuncia a la anterior conselleira, ante la fiscalía, por homicidio” (Entrevista realizada el 17 de Noviembre).

 

Esta oleada de movilizaciones y denuncias dio sus frutos a principios de Noviembre cuando se produjo la destitución de la concejala de sanidad Rocío Mosquera, señalada como una de las grandes culpables de la privatización del hospital. Sin embargo, el nombramiento de Jesús Vázquez Almuíña como sustituto no agradó a los sindicatos. Además se llevaron a cabo otro tipo de medidas como la suspensión del servicio de los TIGAS, aunque los sindicatos lo consideran insuficiente. Así lo afirmó el presidente de la Junta de Personal, Ángel Cameselle: “Destituyeron a la Concejala de sanidad y dimitieron varios jefes. Se mejoraron pequeñas cosas, fundamentalmente, el desprivatizar  una parte del personal de celadores, cuyas tareas las hacían personal privado, llamados TIGAS. Pero no es suficiente, el siguiente paso es combinar movilización y negociación para seguir avanzando y solucionando problemas. Entre ellos el Laboratorio central, la esterilización en el nuevo hospital, plantillas adecuadas, servicios en condiciones y gratuitos etc..“. (Entrevista realizada el 16 de Noviembre).

Por su parte,  recuerda que “El siguiente paso tiene que venir, fundamentalmente, de la ciudadanía. No puede olvidarse que lo que está en juego es la supervivencia de la sanidad pública. No llega con manifestarse y olvidarse, hay que estar todos los días en la brecha. Nosotros seguiremos denunciando, pero si al mirar hacia atrás no hay nadie apoyando nuestras denuncia será inútil” (Entrevista realizada el 17 de Noviembre).

En este mes de Noviembre se produjo otra manifestación, esta vez, por parte del personal de limpieza del hospital que reclama a la empresa concesionaria el cumplimento de las condiciones laborales y la contratación de más personal.  Según ha comunicado la Confederación Intersindical Galega (CIG): “las movilizaciones arrancaron este lunes porque la empresa concesionaria del servicio de limpieza, Acciona, intenta mantener en el Álvaro Cunqueiro el mismo número de trabajadores que había en el Hospital Xeral cuando la superficie es muchísimo mayor en el nuevo hospital” (Galiciae, 2015). Además, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha pedido mayores medidas de seguridad en el Hospital Álvaro Cunqueiro para evitar la fuga de los presos que están ingresados en la unidad psiquiátrica y, los jefes directivos han mostrado su pérdida de confianza en la dirección del Cunqueiro. En un comunicado emitido por el Foro de Jefes de Servicio, una organización que reúne a la mayoría de ellos, reclama a la Consellería de Sanidade que “ponga en marcha de forma inmediata las medidas que hagan falta para solventar los problemas en el nuevo hospital”.(Paniagua, 2015). Esto supone un gran problema, pues la dirección del hotel y la propia consellería están acostumbrados a recibir críticas y peticiones por parte de los usuarios y empleados, pero ahora los que reclaman son los mandos intermedios del hospital.

 

Punto de vista de los usuarios

Los principales afectados por la mala situación y las deficiencias del Álvaro Cunqueiro, además de los trabajadores, son los pacientes. Estos se ven afectados, prácticamente cada día, por largas horas de espera, interminables colas para conseguir cita, la falta de material sanitario y la mala calidad de la dieta del hospita

l donde solo hay un único menú para todos los pacientes, sin tener en cuenta la edad ni las diferentesefevgo-2015-09-03-06 enfermedades que tiene cada uno.

Tras entrevistar a 5 personas que fueron pacientes o tuvieron algún familiar ingresado en el hospital, todas coinciden en denunciar el descontrol del hospital,la falta de material tanto quirúrgico como referente a medicamentos y la escasa calidad de la comida que se ofrece. Mari Carmen Pérez, vecina de Parada, afirma que: “Lo peor del hospital es el descontrol absoluto, no sabían cuando llegaban los medicamentos, mi padre estuvo esperando a que le pusieran el antibiótico que era sumamente importante y aquello era un caos. Aun por encima, la dieta era penosa. Llegó del hospital Xeral comiendo ya normal y allí le daban un mini cuenco con agua que tenía trozos de hielo.Vergonzoso.” (entrevista noviembre 2015).

Una paciente oncóloga residente en Valladares, la cual no ha querido dar su nombre, además de asegurar que las horas que tienen que esperar para recibir tratamiento es vergonzoso, hace hincapié en un aspecto positivo del hospital. “La atención en la guardería es impecable, tratan genial a los niños y es una gran ayuda para las madres que, como yo, no tienen con quien dejar a los niños cuando estamos en el hospital. Además, en este caso, nos ayuda muchísimo ya que nunca sabes las horas que vas a estar aquí debido a los desajustes que tiene el hospital”.( entrevista noviembre 2015). Pablo Lopéz, a la pregunta sobre si pensaba que las autoridades se precipitaron al abrir el nuevo hospital respondió que: “Por supuesto que hicieron mal, fue un movimiento político electoral en toda regla y no se han parado a considerar que no estaban abriendo una tienda sino que se trata de un hospital, para mí algo muy serio ya que todas las carencias habidas y por haber las sufre el paciente”. A parte, recalca la increíble estafa que es para él  el aparcamiento del nuevo hospital: “ Me parece vergonzoso que un hospital que afirma ser público tenga un aparcamiento tan caro, aun por encima, con la crisis económica que estamos viviendo. Hay gente que ni siquiera puede permitirse dejar el coche todo el día. Mucha gente aparca su coche al otro lado de la carretera para evitar pagar el aparcamiento, cosa que es peligrosa, ya que no hay paso de cebra para poder llegar hasta la puerta del hospital. Es una vergüenza.” (entrevista noviembre 2015)

Una historia destacada que ha salido en los medios de comunicación es la de María Jesús Rodríguez, paciente de cáncer de mama que, tras acabar con la quimioterapia, está recibiendo medicina alternativa. Afirma en una entrevista a Vigo.es que :”Me pase toda una mañana esperando por los resultados y cuando iban a pincharme no había ninguna cama para que me pudiera acostar. Tuvieron que llevarme en un silla y me pincharon detrás de una columna”. También comenta que “La limpieza es muy vergonzosa, ha habido pacientes que se han encontrado insectos en las habitaciones”.( García, 2015).

Problemas con el material, la comida y un precio excesivo en sus servicios hacen que el nuevo hospital Álvaro Cunqueiro no cumpla las expectativas que estaban puestas en él y sobre todo la más importante:ofrecer a los ciudadanos una sanidad de calidad.

 

Tratamiento en prensa

parking gratuito escasez camas

El Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo ha aparecido de forma continua en las páginas de los periódicos gallegos desde el anuncio del proyecto, y las noticias relacionadas con el nuevo hospital han ido experimentando un cambio, desde el entusiasmo del principio, por su nueva apertura, hasta la indignación actual por todos los problemas que está ocasionando.

Pocos días antes de su apertura, El Faro de Vigo publicaba ,en su versión online, un vídeo en el que se mostraba el aspecto que tendría el nuevo hospital (Graciela,Carlos, 2015). La música empleada y el tratamiento de las imágenes ayudaban a crear unas altas expectativas que reforzaban el mensaje lanzado desde el gabinete de prensa de la Consellería de Sanidad de la Xunta, en el que se presentaba al Álvaro Cunqueiro como “un novo Hospital Público que presta asistencia sanitaria a máis de 600.000 veciños desta cidade e a súa área de influencia. Trátase da obra sanitaria pública de maior envergadura que se acometeu nos últimos tempos en España. Con esta nova infraestrutura asistencial, que forma parte do sistema multihospital, dase resposta con visión de futuro a unha necesidade histórica, e faise xustiza coa área sanitaria máis numerosa de Galicia. O área metropolitana de Vigo xa dispón dun hospital público dos máis modernos de Europa, sitúado na vanguardia tecnolóxica, no que prestan asistencia os profesionais sanitarios do Servizo Galego de Saúde, e que ofrece as mellores condicións asistenciais para pacientes e profesionais”. (Servicio Galego de Saúde, 2015).

El 29 de junio, La Voz de Galicia publicó en portada la apertura del nuevo hospital. (Paniagua, A., 2015). La noticia explicaba cómo fue el primer día de funcionamiento del Álvaro Cunqueiro, detallando el número de pacientes que acudió y el número de profesionales con el que contaba el centro. Además aparecen declaraciones de la dirección del complejo destacando la normalidad con la que había transcurrido la jornada y los pocos problemas que se presentaron. Aún así, en la noticia ya comenzaban a figurar algunos de los problemas del centro hospitalario, como el coste del aparcamiento, pero el aspecto más destacado es el análisis detallado que hace el periodista Ángel Paniagua, de la verdadera situación del área sanitaria de Vigo: “Cuenta con dos hospitales públicos generales -Xeral y Meixoeiro-, que atienden a la población en función de dónde viva. Un hospital privado -Povisa- se hace cargo de parte de la asistencia. Una empresa pública -Galaria, antes Medtec- gestiona las unidades de alta tecnología sanitaria. Sea como consecuencia de todo lo anterior o no, lo cierto es que Vigo tiene la mayor lista de espera de Galicia y los gestores sanitarios han venido repitiendo en la última década que con los medios disponibles era imposible revertir esa situación”.

Lo cierto es que pocos han sido los artículos que destacan la mala situación sanitaria que sufre la ciudad de Vigo, en comparación con todas las noticias y artículos sobre el Hospital Álvaro Cunqueiro, y es que, como afirma el periodista, “nos estamos centrando solo en una consecuencia de la precaria situación del área sanitaria en Vigo. Se trata al nuevo hospital como si fuese el problema y no lo es, el problema es fundamentalmente político, no sanitario. En el hospital no recibes una mala asistencia, pero existen unos ‘desajustes’, como les llama la Xunta, que se hacen notar. El problema es cuando la prensa solo se centra en las deficiencias del hospital y no trata el contexto de fondo. Vigo es el laboratorio de pruebas del Sergas y cuenta con una de las áreas sanitarias más caóticas de España”. (Entrevista 17 noviembre 2015)

Prestando atención a las declaraciones de Paniagua, nos encontramos con que la mayoría de noticias sobre el área sanitaria de Vigo en los medios de comunicación impresa de Galicia se centran, básicamente, en los problemas del Álvaro Cunqueiro. Además se puede destacar el tono alarmista que tienen ciertas noticias, lo que provoca el traslado del foco de atención del verdadero problema a cuestiones más irrelevantes. En este aspecto, podemos señalar una noticia publicada por el diario lucense, El Progreso, en la que se informa del estado del hospital. Su lectura, lejos de ser puramente informativa, es alarmista, algo que el periodismo debe evitar, ya que no es su función. (Efe, 2015).

También podemos encontrar noticias con tono alarmista en el diario coruñés, El Ideal Gallego, como la publicada el 29 de agosto en la que se alerta sobre la mala calidad del aire del Hospital. (Efe, 2015). Del mismo modo, también encontramos noticias de este tipo en el diario La Región. (Agencias, 2015).

A pesar de todo, las anteriores noticias si deben aparecer en las páginas de los periódicos gallegos, pero sin el enfoque alarmista que muchas de estas reciben y que no cumplen ninguna función dentro de los objetivos periodísticos. El papel que se debe desempeñar es el de informar y el objetivo debe ser cubrir todos los aspectos de una noticia, para lograr difundir la verdad y conseguir la formación de todos los lectores.

Conclusiones:

Desde hace muchos años, en Vigo existía la necesidad de un hospital nuevo que resolviera las carencias que había en materia sanitaria. El objetivo principal de este nuevo proyecto, fue que no se volvieran a repetir las famosas imágenes de enfermos en los pasillos de un Hospital Xeral colapsado, y con medios insuficientes para atender a los pacientes.

Es por este motivo, por el que los diferentes gobiernos de la Xunta eran conscientes de que tenían la obligación de poner en marcha la construcción de un nuevo hospital que resolviese estas carencias. Durante el gobierno bipartito, el periodo mayores ingresos para la Xunta, no se pasó de la elaboración de maquetas. Por cierto, durante esa época, el alcalde de Vigo no se manifestaba denunciando el intolerable retraso de una obra tan fundamental para la ciudad o exigiendo “de forma inmediata” que el gobierno bipartito sacará adelante el proyecto.

Pero la necesidad existía y cada vez de forma más urgente. Por ese motivo, cuando llegó el actual gobierno de la Xunta en 2009, sabía que tenía un compromiso que cumplir con todos los vigueses. La situación no ayudaba porque estábamos ya en una crisis económica muy profunda que provocó un auténtico desplome de ingresos públicos. Entonces, el compromiso de hacer un hospital público y gratuito en un corto periodo de tiempo, se cruzó con la necesidad de fondos. Y el resultado fue malo, muy malo.

El proyecto, en realidad, no surgió por el interés del gobierno en que los ciudadanos tuvieran una sanidad pública y gratuita. Claro que no, y ese es el principal problema. Tanto el PSOE como el PP, vieron en ese hospital no más que un cuantioso subidón de votos para las próximas legislaturas. Por eso el PSOE, junto al BNG, “jugó” a hacer maquetas con la promesa de realizar la obra, si repetía poder en la siguiente legislatura. Y por eso, el PP comenzó la obra, desde la Xunta, sabían que con solo ver los cimientos, muchos ciudadanos les votarían en el 2012 para ver acabado, de una vez por todas, el famoso hospital. Así fue, estamos en 2015, el PP sigue en la Xunta y el hospital ya está funcionando. Mal, pero funcionando. Y ahora, el PSOE se queja de lo mal que lo hicieron, para intentar sacarle votos a los populares de cara a las elecciones de 2016. Por eso, el principal problema, es que pesen más los votos que los intereses de los ciudadanos.

Además, existen más problemas que aún hacen más ridícula la apertura del Álvaro Cunqueiro. Abierto desde finales de Junio, en Agosto de este mismo año comenzaron a difundirse vídeos por Internet en el que se apreciaban las carencias del edificio. Ratones y múltiples goteras fueron los protagonistas de estas imágenes que mostraron la falta de higiene del hospital.

Otras de las quejas más repetidas en cuanto a este proyecto, es la dificultad de acceso que tienen los usuarios, pues solo pueden llegar en autobús o en coche. Eso sí, quién decida utilizar su vehículo deberá estar preparado para pagar 1,68 euros por hora que permanezca aparcado.

En cuanto a las soluciones, es difícil decidir la manera más correcta de arreglar toda esta chapuza. Primero, antes de seguir trasladando pacientes, se debería asegurar la disponibilidad y efectividad de todos los recursos necesarios. Así, los pacientes no tendrán que esperar en largas colas para sus consultas. En lo referido al transporte, hay que realizar una vía peatonal para que los vecinos de Valladares, por ejemplo, puedan llegar al edificio sin tener que cruzar por vías rápidas y cruzar rotondas.

Hasta la mayor de las chapuzas puede solucionarse si las cosas se hacen bien a tiempo. Y es que, esa es la consecuencia de hacer las cosas, rápido, mal y arrastro. La obra se inició con la única intención de repetir mandato en la Xunta, tras un gobierno de la oposición, y sin importar las condiciones en las que estuviese. Lo único importante era abrirlo en 2015, y así fue. Pero cómo se está demostrando, se abrió demasiado pronto y aún quedaban muchos asuntos por solucionarse. Porque los vigueses merecen, de una vez por todas una atención sanitaria gratuita y DE CALIDAD. Pero por ahora, y citando la estrofa más entonada en la mayor manifestación de la historia de Vigo, solo tienen el Hospital Álvaro Cunqueiro, un hospital “chapuceiro”.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Bibliografía ( Método APA)

-Acciona (2012) Novo hospital de Vigo (Centro Hospitalario Álvaro Cunqueiro). Acciona. Recuperado el 14 de noviembre del 2015 de http://www.acciona.com/es/lineas-de-negocio/infraestructuras/industrial/proyectos-emblematicos/novo-hospital-vigo/

-Albaladejo, A. (2015). Los análisis detectan Aspergillus en el nuevo hospital de Vigo. Vigoalminuto.com. Recuperado el 18 de noviembre de 2015 de http://www.vigoalminuto.com/2015/08/31/los-analisis-detectan-aspergillus-en-el-nuevo-hospital-de-vigo/

-Blasco, A. (2015). Los turnos contra las colas causan confusión. Faro de Vigo. Recuperado el 18 de noviembre del 2015 de http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2015/11/12/turnos-colas-causan-confusion/1349077.html

-Blasco, A. (2015). Una mujer con grave dolencia hepática muere en la UCI del nuevo hospital de Vigo con ´aspergillus´. Faro de Vigo. Recuperado el 18 de noviembre del 2015 de http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2015/09/02/mujer-grave-dolencia-hepatica-muere/1306701.html

-Carretero, R. (2015).  Denuncian el caos en el nuevo hospital de Vigo: Esto es una estafa política. Huffington post. Recuperado el  18 de noviembre del 2015 de http://www.huffingtonpost.es/2015/10/16/hospital-de-vigo_n_8312006.html

-EFE (2015). Caballero alerta de que el servicio de urgencias del Cunqueiro está agotado. El Progreso. Recuperado el 16 de noviembre del 2015 de http://elprogreso.galiciae.com/noticia/447295/caballero-alerta-de-que-el-servicio-de-urgencias-del-cunqueiro-esta-agotado    

-EFE (2015). Suspendido el traslado al nuevo hospital vigués por la mala calidad del aire. El Ideal Gallego. Recuperado el 16  de noviembre del 2015 de http://www.elidealgallego.com/articulo/galicia/suspendido-traslado-nuevo-hospital-vigues-mala-calidad-aire/20150828230334255275.html

-EFE. (2015). Los trabajadores sanitarios de Vigo inician movilizaciones por la escasez de camas. El correo gallego. Recuperado el 13 de noviembre de 2015, de http://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/trabajadores-sanitarios-vigo-inician-movilizaciones-escasez-camas/idEdicion-2015-06-16/idNoticia-937874/

-EFE.(2015).  Denuncian «irregularidades» en Anatomía Patológica en el Álvaro Cunqueiro. La Voz de Galicia. Recuperado el 18 de noviembre del 2015 de http://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/2015/10/23/denuncian-irregularidades-anatomia-patolotica-alvaro-cunqueiro/00031445601369134814604.htm

– Eficanza (2011). Modo concesional. Eficanza. Recuperado el 14 de noviembre del 2015 de http://www.eficanza.es/es/modelo-concesional

-Éstevez, A. (2015).Trabajadores de Vigo presionan al Sergas por un parking gratuito. Atlántico. Recuperado el 17 de noviembre del 2015 de http://www.atlantico.net/articulo/vigo/trabajadores-presionan-sergas-parking-gratuito-hospital/20150807081926486918.html

-EuropaPress. (2015).Decenas de celadores del CHUVI inician un encierro. Faro de Vigo. Recuperado el 13 de noviembre del 2015, de http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2015/09/28/decenas-celadores-chuvi-inician-encierro/1321892.html

-EuropaPress. ( 2015). El personal de limpieza del Álvaro Cunqueiro protesta por la falta del personal. Galiciae. Recuperado el 20 de noviembre del 2015 de http://galiciae.com/noticia/466855/personal-de-limpieza-del-hospital-alvaro-cunqueiro-protesta-por-la-falta-de-personal

– EuropaPress . (2015). El colectivo de celadores hará un cierre en el Álvaro Cunqueiro. Faro de Vigo. Recuperado el 20 de noviembre del 2015 de http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2015/09/27/colectivo-celadores-hara-cierre-alvaro/1321507.HTML

-García, A. (2015) María Jesús Rodríguez, paciente:”Non tiñan cama e tivéronme que pinchar detrás dunha columna”. Vigoé. Recuperado el  15 de noviembre del 2015 de http://www.vigoe.es/vigo/local/item/6661-maria-jesus-rodriguez-paciente-non-tinan-cama-e-tiveron-que-pincharme-detras-dunha-columna

– Graciela, C. (2015). El nuevo hospital de Vigo por dentro. [vídeo en linea]. Recuperado el 20 de noviembre del 2015 de  http://multimedia.farodevigo.es/videos/gran-vigo/20150625/nuevo-hospital-vigo-por-dentro-1383560.shtml

-Line, A. (2015). Las miserias del Álvaro Cunqueiro. line.do Recuperado el 18 de noviembre del 2015 de https://line.do/es/las-miserias-del-alvaro-cunqueiro/p6y/vertical

-Paniagua, A.(2015). El Sergas hace público que los pacientes pueden cambiarse a Povisa cinco días después de abrir el plazo. La voz de Galicia. Recuperado el 18 de noviembre del 2015 dehttp://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/2015/11/05/sergas-publico-pacientes-pueden-cambiarse-povisa-cinco-dias-despues-abrir-plazo/00031446725622901558535.htm

-Paniagua, A. (2015). Vigo estrena el nuevo hospital. La voz de Galicia. Recuperado el 18 de noviembre del 2015 dehttp://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2015/06/29/abre-nuevo-hospital-llamado-sacar-vigo-colapso-sanitario/0003_201506G29P7991.htm

-Paniagua, A. (2015). Jefes de servicios anuncian su pérdida de confianza en la dirección del Cunqueiro. La voz de Galicia. Recuperado el 20 de noviembre de 2015, de http://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/2015/11/18/jefes-servicio-anuncian-perdida-confianza-direccion-cunqueiro/00031447865361201285463.htm

-Paniagua, A. (2015). Movilización dentro del hospital de Vigo a grito de “Álvaro Cunqueiro hospital chapuceiro”. La voz de Galicia. Recuperado el 13 de noviembre de 2015,dehttp://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/vigo/2015/09/30/movilizacion-dentro-hospital-vigo-grito-alvaro-cunqueiro-hospital-chapuceiro/00031443606994289844185.htm

-Pita, E. (2015). Un sindicato policial pide más medidas de seguridad en el Álvaro Cunqueiro. La voz de Galicia. Recuperado el 13 de noviembre de 2015 de http://www.lavozdegalicia.es/noticia/vigo/2015/11/06/sindicato-policial-pide-medidas-seguridad-hospital-alvaro-cunqueiro/0003_201511201511061446808428144.htm

-Redacción (2015).La Policía advierte de la seguridad del hospital de Vigo, “el más moderno de España”. elplural.com. Recuperado el 18 de noviembre del 2015 de ttp://www.elplural.com/2015/11/07/la-policia-advierte-de-la-seguridad-del-hospital-de-vigo-el-mas-moderno-de-espana/

-Redacción Faro de Vigo. (2015). Precios de los servicios del Álvaro Cunqueiro, el nuevo hospital de Vigo. El Faro de Vigo. Recuperado el 20 de noviembre del 2015 de http://www.farodevigo.es/gran-vigo/2015/08/26/servicio-multimedia-cabecero-13-euros/1302450.html

-Redacción. (2015). El nuevo hospital de Vigo va de protesta en protesta. economíadigital.es. Recuperado el 13 de noviembre de 2015 de http://www.economiadigital.es/gles/notices/2015/08/el-nuevo-hospital-de-vigova-de-protesta-en-protesta-67070.php

-Redacción. (2015). Vigoe. La junta del personal del Álvaro Cunqueiro convoca a todos los trabajadores a un encierro.  Recuperado el 13 de noviembre de 201 de http://www.vigoe.es/vigo/local/item/6876-la-junta-de-personal-del-alvaro-cunqueiro-convoca-a-todos-los-trabajadores-a-un-encierro

-Servicio Galego de Saúde (2015) Hospital Álvaro Cunqueiro. Sergas. Recuperado el 18 de noviembre del 2015 de http://novohospitalvigo.sergas.es/Paxinas/Portada.aspx?t=prox&idioma=es>

-Servicio Galego de Saúde. (2008). O complexo hospitalario. Sergas. Recuperado el 14 de noviembre del 2015 de http://chuvi.sergas.es/ga/El_complejo_hospitalario/Paginas/portada_complexo.aspx

-Taboada, X. (2015). Feijoo cesa a Mosquera y nombra tres conselleiros nuevos en una profunda renovación en la Xunta. El Faro de Vigo. Recuperado el 13 de noviembre de 2015 de http://www.farodevigo.es/galicia/2015/10/05/feijoo-cesa-mosquera-nombra-tres/1325808.html 

-Vaamonde, Pablo.(2015). Hospital Álvaro Cunqueiro: la gran estafa.  nuevatribuna.es nombra tres conselleiros nuevos en una profunda renovación en la Xunta. Recuperado el 13 de noviembre de 2015 de http://www.nuevatribuna.es/articulo/sanidad/hospital-alvaro-cunqueiro-gran-estafa/20151020121941121441.html

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s